La mechudita

Era una vez una prostituta que llega a su casa bien borracha. 

Se para desnuda frente al espejo y mira la cuquita  y le dice, a la vez que la señala:
__Por ti tengo esta casa ve que grande es. Por ti tengo auto, por ti tengo joyas, por ti tengo dinero…mucho dinero, viajes y lujos.
En eso se cae al suelo y del tiestazo que se dió, se orinó en el suelo.
Se sienta en el piso, abre la piernas y pone la mano encima de la cuquita y mirándola con tristeza, le dice:
__Pero no llores, que no te estoy regañando mechudita. 

__¡Mamita, mamita…!
Llegó el lechero, grita el niño desde la ventana.
__Listo mi vida, contesta la mamá.
El chinito vuelve y grita.
__Mamita tienes plata para pagar… o me voy a jugar al patio?

─ ¿Ya viste esto? ─  La chupadita